¿Cómo Será la Consulta Médica del Futuro?

Para muchos es historia conocida. El tiempo que transcurre entre la reserva de una cita y el día de la atención puede ser más prolongado que lo recomendado por el médico debido a la congestión que caracteriza los servicios públicos de salud.

Personas con diabetes, afecciones cardíacas y respiratorias como el asma, hipertensión arterial, entre otras condiciones médicas,necesitan un control disciplinado para mantener sus parámetros de salud normales. Pero cada visita al médico puede tomar toda una mañana, y si se trata de adultos mayores que no cuentan con alguien que los acompañe se corre el riesgo de perder la cita.   

Sin embargo, en épocas en que la asistencia y atención médica a distancia, conocida como telemedicina, cada vez se torna más frecuente, estos problemas se han traducido en oportunidades para ahorrar tiempo, dinero y brindar más comodidad al paciente.

UN REGISTRO DIGITAL

La empresa española Primum Health desarrolló el Sistema de Telemonitorización -Domiciliar. Esta solución consiste en la comunicación vía Bluetooth entre equipos médicos de uso casero con  una tableta; y el envío de los resultados al médico tratante con solo presionar la tecla “enviar” en un entorno amigable del dispositivo inteligente.

Cada paciente recibe, de acuerdo con su condición, las herramientas para medir parámetros vitales, como la presión arterial, glucosa en la sangre, ritmo cardíaco y capacidad pulmonar. 

Cuando el paciente envía los resultados de cada medición, estos datos llegan a un servidor para que su médico los evalúe, ya queobtiene el historial del paciente en gráficas para monitorear la evolución de los tratamientos y anticiparse ante cualquier signo de  alerta. 

“Se pretende reducir los costos en los sistemas sanitarios al descongestionar las unidades de emergencia porque los médicos pueden detectar previamente las probabilidades de un paciente de desarrollar una crisis”, explicó a El Comercio David de Mena García, CEO de Primum Health, quien estuvo presente como expositor delMWC en Barcelona.

De acuerdo con el desarrollador, algunos estudios apuntan que se ahorra entre el 38% y el 50% en los costos de atención de emergencia, gracias al uso de estos sistemas. “En Europa se calcula que se pueden ahorrar más de 275 billones de euros usando telemedicina de aquí al 2015”, apunta.

Además de España e Italia, esta solución de asistencia médica remota opera en Ecuador y El Salvador. De acuerdo con De Mena, sus siguientes mercados serían Colombia y el Perú.

LA TELEMEDICINA EN EL PERÚ

En el 2011, Essalud lanzó el programa de telemedicina para que los pacientes que viven en lugares alejados del país puedan acceder a atención de distintas especialidades, como dermatología u oftalmología, con médicos que se encuentran en Lima.

Desde entonces, pacientes de localidades como Bagua, Tocache, Contamana, Huamachuco o Pucallpa han recibido un diagnóstico en forma remota gracias a un sistema que incluye, por ejemplo, cámaras de alta calidad y un software de automatización de imágenes como mamografías o ecografías. 

El año pasado, en el poblado tacneño rural de Candarave se instaló, con financiamiento del Fondo de Inversión en Telecomunicaciones (Fitel), el servicio de telemedicina en una sala de partos con interconexión con el Instituto Nacional Materno Perinatal. 

La telemedicina, además de beneficiar al paciente con un diagnóstico especializado, sirve de apoyo entre médicos de centros de salud rural y hospitales con alta tecnología en las ciudades. Sus posibilidades también se extienden hasta el campo pedagógico y el de capacitación profesional.